El almacenaje de los alimentos en los mercados

11 Apr 2019

Los mercados son uno de los lugares donde se tiene que ir más con cuidado con los alimentos para que estén en las condiciones adecuadas. El mantenimiento de unas buenas prácticas de higiene y manipulación a lo largo de la cadena alimentaria es fundamental para garantizar la seguridad de los productos. Para que esto sea posible, es muy importante tener un espacio apto para almacenar y transportar  los alimentos y un equipamiento para refrigerar aquellos que lo necesitan.

En la preparación de la mercancía, hay que asegurarse de que en los alimentos refrigerados no se ha roto la cadena de frío en ningún momento. Durante el transporte, es esencial garantizar una correcta higiene del vehículo para trasladar mercancías y evitar que los alimentos sin envasar o embalar estén en contacto directo con superficies. También se debe de comprobar el funcionamiento de los sistemas de refrigeración del vehículo y de los indicadores de temperatura.

Una vez se tenga que acondicionar el puesto, es mejor usar materiales resistentes, inalterables y que sean fáciles de desmontar, limpiar y desinfectar para garantizar una higiene adecuada. Otro aspecto que se debe de tener en cuenta, es que tanto los alimentos almacenados como los expuestos queden protegidos de cualquier fuente de contaminación y que éstos estén separados de los residuos y de los utensilios de trabajo. Es por eso, que se ha de prestar especial atención al diseño del espacio para que sea posible cumplir con estos requisitos. Además, si es necesario, los puntos de venta dispondrán de suficientes equipos de frío que garanticen la conservación de los productos a la temperatura adecuada.

Cabe mencionar, que todas las personas que manipulen productos alimenticios deben demostrar su formación en cuestiones de higiene alimentaria, de conformidad con el Reglamento (CE) nº852/2004 de 29 de Abril de 2004.

La cadena del frío

La cadena del frío es un elemento clave en la seguridad alimentaria de los alimentos. Se trata del sistema compuesto por diferentes etapas que constituyen el sistema de refrigeración o congelación necesaria para que los alimentos lleguen de manera segura al consumidor. Cada uno de estos pasos dependen los unos de los otros. Por tanto, si alguno se ve afectado, toda la cadena queda perjudicada.

La temperatura es un factor decisivo en los sistemas de producción y distribución de alimentos que debe ser estrictamente controlado en las tres etapas fundamentales de la cadena del frío:

  • Almacenamiento en cámaras o almacenes frigoríficos en el centro de producción.
  • Transporte en vehículos especiales.
  • Plataforma de distribución y centros de venta.

Para que el control de la temperatura sea posible en todas las fases, éstas tienen que disponer tanto con recursos técnicos específicos como con personal entrenado.

Con todo esto, garantizaremos que el consumidor disponga de la seguridad alimentaria que tiene como derecho fundamental, tal y como manifiesta la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Para los espacios con temperatura controlada, están disponibles diferentes tipologías de paneles aislantes que contribuyan asegurar las temperaturas necesarias a la conservación de los alimentos y los medicamentos. Para los ambientes con temperatura controlada se emplean, sobre todo, paneles aislantes con espumas de poliuretano. Desde ISOPAN Mundo Frío, se ofrecen productos como Isofrozen e Isofrozen HT, que están diseñados para la industria alimentaria y médica y que combinan propiedades aislantes y un óptimo comportamiento contra el fuego.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER PARA ESTAR AL DÍA SOBRE NUEVOS PRODUCTOS, SERVICIOS Y ACTIVIDADES DE ISOPAN

ES © 2016 Manni Group S.p.A | N.I.F. 00286420609

Privacy Policy