Conversaciones de arquitectura: entrevista a Giuseppe Zampieri de Chipperfield Architects

21 Apr 2021
giuseppe_zampieri

El protagonista de hoy del ciclo de entrevistas realizado por Manni Group, con motivo de la nueva edición de YACademy, es el estudio David Chipperfield Architects, un nombre ilustre en el panorama arquitectónico internacional, con Giuseppe Zampieri, fundador, managing director y socio de la sede de David Chipperfield Architects de Milán.

El estudio David Chipperfield

Después de 10 años de actividad en las filas del diseñador británico de renombre mundial David Chipperfield, el arquitecto vicentino Giuseppe Zampieri fundó en 2006 David Chipperfield Architects en Milán, la sede italiana del prestigioso estudio.

En más de 25 años de carrera, el portfolio de Giuseppe Zampieri cuenta con numerosos proyectos internacionales, que van desde planes urbanos maestros hasta el diseño o recuperación de edificios públicos y privados entre Oriente Medio e Italia, donde sus principales obras en curso se refieren a:

La reestructuración de la Procuratie Vecchie en Piazza San Marco, Venecia;

• La remodelación arquitectónica del Palazzo Ancillotto, Treviso;

• La conversión del cuartel Piave para la Universidad de Padua.

La conservación y restauración arquitectónica, junto con la creación de arquitectura e instalaciones contemporáneas, son el eje de la actividad que desarrolla el estudio David Chipperfield Architects fundado en 1985 por David Chipperfield.

El estudio de David Chipperfield trabaja a nivel internacional en varios proyectos, tanto culturales como educativos, residenciales y comerciales, tratando los diversos aspectos que caracterizan el diseño, desde la arquitectura y el diseño de interiores, hasta la planificación y el diseño de productos y mobiliario.

Museos, galerías de arte, bibliotecas, apartamentos privados, oficinas, hoteles, planes maestros y estructuras comerciales son parte de la cartera extremadamente diversa de David Chipperfield Architects. Entre los proyectos arquitectónicos más importantes y conocidos de la firma se encuentran:

1. Sede de Amorepacific, en Seúl;

2. Neues Museum, la reconstrucción del Museo Egipcio de Berlín;

3. Museo del West Bund en Shanghai;

4. Sede de Rolex en 5th Avenue en Nueva York;

5. Mudec, el Museo de las Culturas de Milán.

Estos son solo algunos de los más de 100 proyectos realizados por el estudio de David Chipperfiled, que lo han convertido en una figura fundamental en el panorama de la arquitectura mundial.

Junto a la oficina principal en Londres, las oficinas ubicadas en Berlín, Milán y Shanghái contribuyen a la realización de una amplia gama de proyectos diferentes, cada uno con una vocación personal y local por la arquitectura, a raíz de conceptos y metodologías similares y convergentes.

Detrás de la filosofía del arquitecto David Chipperfield siempre ha estado la idea de la arquitectura colaborativa, pero también una atención meticulosa al concepto básico y los detalles de cada proyecto.

La apuesta incesante por el refinamiento de las ideas de diseño, con el objetivo de llegar a soluciones coherentes desde el punto de vista arquitectónico, social e intelectual, llevó al estudio a ganar, desde finales de los 90 en adelante, más de 50 concursos de diseño internacional, así como algunos prestigiosos premios a la excelencia de su diseño, tales como:

• Premio RIBA Stirling en 2007 para el Museo de Literatura Moderna de Marbach (Alemania);

• Premio Mies van der Rohe en 2011, Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea;

• Deutscher Architekturpreis en 2011, para el Neues Museum de Berlín.

En todas las obras creadas por el estudio David Chipperfield se puede leer el deseo de crear edificios que estén íntimamente conectados tanto con el contexto urbano en el que se ubican como con la función para la que están diseñados.

En el enfoque del diseño, en cambio, se percibe toda la atención al detalle y la personalización que, junto con el proceso de prototipo, es parte fundamental de todo proyecto de arquitectura de interiores, como también nos dijo el arquitecto Zampieri durante nuestra entrevista.

Entrevista a Giuseppe Zampieri

Manni Group: Conecto con el ADN de David Chipperfield Architects Italy, sobre todo porque es conocido por sus proyectos altamente refinados para clientes pertenecientes a los más altos niveles del Fashion System.

En su opinión, ¿cómo se combina la necesidad de personalización, propia de la casa de moda, con la industrialización de la construcción fuera de obra, también propia del acero?

Giuseppe Zampieri: Esta reflexión es especialmente interesante para el mundo de los interiores que, lo sabemos bien, necesita una atención muy particular, porque la atención al detalle, la personalización, es un aspecto que forma parte del ADN mismo de un proyecto arquitectónico de interiores.

En David Chipperfield Architects, desde que llegamos a Italia, nos hemos italianizado. Desde los primeros proyectos de interiorismo hemos intentado en lo posible encontrar inspiración dentro de la tradición italiana, mirando a todos esos arquitectos de los años 50, 60 y 70, esos grandes maestros que enseñaron a diseñar interiores con una calidad definitivamente superior, no solo para nosotros, sino para el resto del mundo.

En cuanto a la temática del acero, muy a menudo este material no se utiliza masivamente en este tipo de proyectos, sino que se utiliza con mucha precisión, sobre todo como soporte para proyectos de interior.

En nuestros proyectos, hasta ahora, el uso del acero y del metal en general no ha sido muy elevado, aunque hemos realizado un proyecto en Canadá para una empresa que opera en el mundo del retail online, donde el uso de acero era mucho más masivo.

En este proyecto, nuestro cliente quería utilizar materiales más contemporáneos y, por tanto, por un lado, una arquitectura de hormigón visto y, por otro, tabiques de acero pre mecanizado. Si hubiéramos podido trabajar con Manni en ese proyecto, habría sido una ventaja significativa.

Manni Group: Continuando con este aspecto del uso del acero, y siempre teniendo en cuenta el rigor y el perfeccionismo que caracteriza a la arquitectura de David Chipperfield Architects, queríamos saber cuánto, en su opinión, afecta el control de la dinámica de obra al resultado final de la arquitectura. Dado que la traducción del concepto a la realidad no siempre es tan obvia, ni tan simple.

Giuseppe Zampieri: La experiencia nos enseña que trabajar con empresas que permiten y ayudan a los arquitectos a realizar una idea de la manera más lineal posible, a través del sitio de construcción, es sin duda una ventaja.

¿Cuánto afecta? Muchísimo.

Sabemos bien que un proyecto arquitectónico, cuando se lleva a cabo, si no se lleva de una determinada manera, acaba teniendo un resultado de una calidad que no cumple con las expectativas iniciales.

Por tanto, sin duda, la relación con la empresa es fundamental durante la fase de construcción, pero también durante la fase anterior, la del diseño ejecutivo de la obra que luego se realizará directamente en obra.

Manni Group: El estudio de David Chipperfield Architects se caracteriza por un rigor extremo y un estudio puntual, incluso en la fase de modelo y concepto de cada nuevo proyecto.

Nuestra pregunta, entonces, es la siguiente. ¿Las elecciones del método de construcción y, por lo tanto, por ejemplo, el uso de acero u otras tecnologías de construcción, ya se realizan en esta fase de composición, o la elección de la solución óptima se realiza a posteriori, una vez claro el concepto?

Giuseppe Zampieri: La nuestra es una forma de trabajar que se basa en gran medida en la parte física del diseño y también de los materiales. Por lo tanto, nuestros proyectos, en gran parte, se prueban desde el principio utilizando modelos a escala física, que van desde escalas pequeñas a muy grandes. Incluso el uso del material es parte integral de la idea conceptual desde el principio, ya sea un proyecto arquitectónico o un proyecto interior.

También hay que decir que en lo que a nosotros respecta, existe una coincidencia entre arquitectura e interiores. Son dos aspectos absolutamente al mismo nivel, es decir, nunca vemos un proyecto interior como secundario a un proyecto arquitectónico. Para nosotros, un proyecto de interior es, a todos los efectos, un proyecto arquitectónico.

Muy a menudo, hacemos modelos a escala directamente con los materiales que luego usaremos. Nos gusta probar su uso desde el principio con prototipos, incluso en escala 1: 1, muestras, prototipos ad hoc. Obviamente, en el caso de una superficie o estructura de acero, esto es un poco más difícil que otros materiales, pero esta es nuestra tendencia.

Todos sabemos que la arquitectura es un prototipo único. Cuando se construye una obra arquitectónica es una y solo una, por lo que, si mientras desarrollamos un proyecto, podemos prototiparlo y probar los materiales, incluido el acero, el resultado final será ciertamente mejor.

Manni Group: Cuando vengas a visitarnos, además de ver nuestra cubierta verde, con nuestra tecnología, también te mostraremos un prototipo a gran escala de un nuevo proyecto europeo de sostenibilidad que estamos construyendo para el revestimiento de edificios existentes para mejorar su rendimiento térmico y acústico. Se trata de un módulo de unos 6 metros de altura, sobre el que hemos realizado todas las pruebas necesarias y pruebas de montaje.

Entonces, le pregunto: ¿qué importancia tiene para ustedes la realización de prototipos reales en la fase conceptual de un proyecto?

Giuseppe Zampieri: El tema de la creación de prototipos es, al menos en lo que a mí respecta, absolutamente fundamental. A estas alturas, con el uso de ordenadores, simulaciones y renders, estamos acostumbrados a aceptar el hecho de que la imagen que vamos a ver corresponde realmente al proyecto terminado, a la realidad.

En cambio, sabemos que existe una gran diferencia entre una imagen, muy a menudo manipulada, y la realidad.Por tanto, el paso por prototipos reales, que nos permiten ver, aunque sea solo una pequeña porción de la fachada de un edificio con paneles de acero, sabemos bien que es un proceso indispensable, pues da la posibilidad al propio proyecto de pasar a ser más interesante, de un pensamiento puramente virtual a la realidad.

Manni Group: La necesidad de contar con modelos o prototipos reales, para llevar a cabo de la mejor manera todas las evaluaciones en la fase de diseño, choca inevitablemente con la parte ejecutiva, en la que a menudo surgen nuevas necesidades de modificación. ¿Cómo aborda este problema?

Giuseppe Zampieri: Ciertamente luchamos un poco para no ver pasos intermedios entre el diseño y el proyecto terminado. Quizás sea nuestro límite. Sin embargo, partiendo de un prototipo, cuando vas a la obra y ves realizada esa idea imaginada durante meses, sin duda existe una posibilidad de diálogo en la mejora completamente diferente, en comparación con un simple dibujo en papel.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER PARA ESTAR AL DÍA SOBRE NUEVOS PRODUCTOS, SERVICIOS Y ACTIVIDADES DE ISOPAN

ES © 2016 Manni Group S.p.A | N.I.F. 00286420609