Invertir en sostenibilidad

13 Nov 2017
q-arquitectura

Al parecer la palabra sostenibilidad se ha incorporado entre los proyectos de las nuevas generaciones de arquitectos, pero a bien mirar sigue siendo un tema todavía bastante ignoto entre los particulares que desconocen todavía muchas de las ventajas de la arquitectura sostenible, para el medio ambiente, que es un bien común de todos, sino también para contribuir al ahorro energético y mejora del confort y de la calidad de vida.

De hecho si analizamos las búsquedas online del termino ‘sostenibilidad’ este tiene un promedio muy bajo de interés, según datos de Google desde el 2014 hasta hoy. ¿Qué indica este informe? ¿Qué la población española no está suficientemente concienciada sobre el tema y por lo tanto no se documenta al respecto?  

Profundizamos este tema con el arquitecto Juan Carlos Iglesias del equipo de Qarquitectura, estudio especializado en edificación de casas sostenibles y con certificación Passivhaus.

Juan Carlos Iglesias: El usuario de una vivienda tiene cada vez más presente que existe un concepto llamado sostenibilidad que, le guste o no, si quiere que esto dure muchos años más, va a tener que adoptarlo a todos los aspectos de su vida.

Por la experiencia que hemos tenido hasta el momento, sí hemos percibido mucho más interés y conciencia sobre la sostenibilidad en arquitectura en personas totalmente ajena al sector.

A pesar de ser un concepto mucho más extenso, desde el origen de los materiales que utilizamos hasta el impacto de los edificios en la naturaleza o en la sociedad, ahora mismo, la gran mayoría, focalizamos la atención en el ahorro energético

La gente tiene cada vez más conciencia porque el ahorro energético es un aspecto de la sostenibilidad que afecta directamente a la economía de las personas. Constantemente nos preguntan cómo pueden hacer para gastar menos dinero en calefacción, electricidad, agua, etc.

¿Qué soluciones existen hoy en día para el ahorro energético en viviendas?

J.C.I. En fase de diseño, la orientación en función del soleamiento, la elección de los materiales, el tipo de aislamiento, la posición de las ventanas, etc. son fundamentales. El diseño debe responder siempre a las condiciones y características de cada lugar.

Para minimizar el coste energético es fundamental reducir al mínimo posible la transmitancia (energía que atraviesa una superficie) de los elementos constructivos que conforman la envolvente del edificio (composición de las fachadas, aislamientos, tipo de carpinterías, sistema de climatización, etc.) 

Cómo la tendencia es clara y todos los fabricantes del sector de la construcción han apostado por esto, la oferta es muy extensa. 

Además, existen multitud de fuentes de energía alternativas a las convencionales como la geotermia, aerotermia, solar, biomasa, que pueden reducir enormemente la dependencia de las suministradas por las grandes empresas eléctricas y energéticas suponiendo una importante reducción del gasto económico.

En la edificación, los proyectos de casas con estándar Passivhaus están muy en auge en los últimos años, ¿pero para quién ya posee un inmueble es posible transformarlo según este estándar internacional?

Definitivamente si se puede. El inconveniente en estos casos, sobre todo para inmuebles con una cierta edad, es que, al ser una certificación tan estricta, la inversión económica puede resultar algo elevada. En estos casos lo mejor es estimar el plazo de amortización de la inversión para que el propietario pueda valorar la viabilidad de la inversión.

En cualquier caso, se puede apostar por el ahorro energético y la sostenibilidad sin llegar a una certificación Passivhaus, por ejemplo instalando un mejor aislamiento en la cubierta o en la fachada, un cambio de caldera por una más eficiente, la sustitución de las ventanas, por unas más estancas, etc.

¿Invertir en una arquitectura más sostenible es rentable?  

Absolutamente, pero es fundamental estudiar detenidamente cual es el mejor sistema y la mejor actuación en cada caso. La elección de un sistema que genere un bajo rendimiento puede suponer una mala inversión.

Por ejemplo, una vivienda en Santander, al tener temperaturas menos extremas y temperaturas medias del aire más altas puede favorecer la utilización de aerotermia. Sin embargo, una vivienda en Burgos, al tener una diferencia de temperatura tan alta durante el año, hace que el rendimiento de la aerotermia sea menor y sea más interesante apostar por la geotermia ya que el foco térmico del terreno es más constante.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER PARA ESTAR AL DÍA SOBRE NUEVOS PRODUCTOS, SERVICIOS Y ACTIVIDADES DE ISOPAN

ES © 2016 Manni Group S.p.A | N.I.F. 00286420609

Privacy Policy